jueves, 6 de septiembre de 2007

Martz Schmidt



Pues este hombre, el Martz Schmidt (de origen teutón, de ahí el nombre artístico bizarro), era original de Cartagena, población murciana a setenta o cien kilómetros de Lorca, de donde salí (y digo salí, cuando debía decir huí) yo.
Resulta, por cierto, que era un magnífico dibujante, de múltiples facetas, más allá de lo que dejaba traslucir en sus por otro lado excelentes trabajos para Bruguera (como dibujante de agencia, via Toutain, trabajó mucho para Inglaterra, por ejemplo, en un registro humorístico pero con un tratamiento de luces expresionista sobre fondos más realistas... francamente interesante, eso sin contar sus ilustraciones, figurines para teatro y otras actividades a las que se entregaba como alma mater del grupo "la buhardilla", que reunía a buena parte de la intelectualidad artística barcelonesa de los cincuenta).
La cuestión es que en su Cartagena natal hicieron una exposición de su trabajo y allí que me fui yo, con mis quince años como única carta de presentación, y un book con fotocopias de mis tebeos, más contento que unas pascuas, con la idea de encontrar, por fin, un dibujante DE VERDAD. Llegué al vernissage, había champán y canapés, alcaldes y otras potencias locales y, lo mejor, decenas de originales de este hombre, por cierto exquisitos. Y el hombre en cuestión, que cubría con coqueteria y un peluquín su calvicie y departía con delicadas maneras con unos y otros. Acerquéme al grupo que le rodeaba y dije: "Perdón, señor Schmidt (se me trabó la lengua y pronuncié algo así como "smixtzss", con salibajos incontrolados de por medio). Me llamo Jose Luis Munuera, tengo quince años, vengo de Lorca y soy dibujante de tebeos"
"Vaya-dijo él- tan joven y ya eres diujante de tebeos".
"Bueno... no...no lo soy. AÚN."
"¿Esa carpeta que llevas tiene dibujos tuyos?"
"Sí. Tenga, dígame qué le parecen".
Así que el hombre se puso a mirar mis cosas. Fue muy atento y amable, y mientras me las comentaba, el resto del grupo se arremolinó para ver la carpeta. "Está muy bien, tienes madera" (con esto ya me daba yo por satisfecho), "pero tienes que aprender a controlar los materiales, la tinta... veo que usas tramas mecánicas, muy profesional..."
"Sí, pero son un poco caras"-decía yo, pues aún me duelen las ochocientas pesetas de entonces que costaba un pliego de Pantone... ¡cuántos recreos sin bocadillo para ahorrar esa pasta!
Y así siguió hablándome, ante la mirada condescendiente de los demás del grupo, que ya empezaban a aburrirse, cuando llegó al climax de mi book (había situado yo ese dibujo muy a propósito hacia el final)... sobre una elaborada perspectiva (caballera, no había aún descubierto yo el punto de fuga) un sonriente Supermán volador se dirigía a la cámara diciendo "Y no olviden supervitaminarse y mi-ne-ra-li-zar-se!!!", mientras Supergirl, de espaldas a la cámara le chupaba la polla.
El grupo recobró el interés de súbito, mirándome con cara rara (y yo a ellos con una mediosonrisa muy satisfecha) y Schmidt pasó la página casi sin descomponer el gesto. "Vaya, una temática muy osada", dijo. Pero puder ver cómo le sonreían los ojos, aunque no lo hizo evidente al resto de la concurrencia, que se daba por ofendida. Seguimos hablando un rato, aconsejándome él materiales, libros, autores de referencia y otras cosas cuyo tecnicismo acabó por disolver definitvamente el corrillo de curiosos. Me volví a mi pueblo bien contento con ese "tienes madera", que para mí era una confirmación de algo que ya sabía (la juventud va pareja a la ignorancia y la inmodestia), dispuesto a seguir dibujando como un loco.
Y muy satisfecho de haber escandalizado a los politicastros y otros funcionarietes.
Y ya está.

2 comentarios:

Raule dijo...

Dijiste que no habría dibujos en este blog, amigo. Supongo que te referías a los tuyos, jejeje.
Menuda anécdota, Munu! (me pregunta mi mujer que de qué me río).
No quiero despedirme sin dejar de comentarte lo bien que escribes (creo que ya te lo comenté durante el "asunto ficomic"), se nota que cuidas las palabras y las eliges con cuidado.
Un abrazo, campeón!

Jaumet dijo...

Que bueno era el Doctor Cataplasma, y el Profesor Tragacanto, no sabia que este hombre fuese levantino.
A raiz de tu entrada he rebuscado por internet y he encontrado una pagina muy interesante

http://seronoser.free.fr/bruguera/nosferatu.htm

Recopila informacion sobre una seria larga que realizo de Doña Urraca, al parecer les trajo muchos problemas con la censura, (minifaldas y esas cosas).

Ya ves tu! solo faltaba que luego un chavalin le fuese con supermanes superfelados.